TERAPIA VIBROACÚSTICA

La Vibroacústica es una disciplina científica emergente que estudia los efectos de la vibración sonora en varios niveles (celular, neurológico, fisiológico, psicológico, cognitivo y espiritual). La misma ha nacido en los países escandinavos a inicios de los años 80, y se ha dispersado por el mundo en los últimos cuarenta años.

En Argentina ha tenido un importante desarrollo metodológico a partir de los estudios realizados sobre la acústica de los cuencos tibetanos (ver artículos de Zain, desde el año 2008 al 2017).

La Vibroacústica Aplicada (VAP) ®, es un método creado por Jorge Zain, a partir de su amplia trayectoria como formador en el uso de cuencos vibroacústicos, de su experiencia clínica con la camilla vibroacústica y el desarrollo posterior de equipamientos diseñados para su inclusión en diversas disciplinas.

A nivel general, el método consiste en la proyección de vibración sonora sobre el cuerpo de una persona, a través de dispositivos vibroacústicos específicos, que facilitan un masaje muy profundo por las ondas sonoras de baja frecuencia, para activar o relajar, dependiendo de la señal sonora utilizada, y con la finalidad principal de promover el bienestar.

Las intervenciones con cuencos, camillas, colchones y guantes vibroacústicos, entre otros, son realizadas por un/a operador/a que esté debidamente certificado/a en VAP, y que tenga una capacitación previa en alguna disciplina de la salud (por ejemplo musicoterapia, medicina, enfermería, kinesiología, osteopatía, veterinaria, psicología, odontología, e/o.), en abordajes corporales (por ejemplo yoga, psicología del deporte, educación física, pilates, e/o.) o cualquier disciplina relacionada con la promoción del bienestar (por ejemplo estética,  masoterapia, e/o.).

De esta manera, dependiendo de los objetivos y de la formación previa del operador, la vibroacústica podrá ser un tratamiento en sí mismo o una intervención clínica o no clínica que se realice en algún momento del proceso de un paciente, alumno o consultante.

La Terapia Vibroacústica comenzó a desarrollarse en los años ochenta, como consecuencia de la investigación empírica clínica del Profesor Olav Skille en Noruega y la investigación experimental que realizó Tony Wigram en Inglaterra. Otros referentes que cabe mencionar son Chesky y Michel en los Estados Unidos, Lehikoinen en Finlandia y muchos otros alrededor del mundo.

En una sesión de terapia vibroacústica, el paciente, tendido en una silla o en una camilla que tiene parlantes empotrados, percibe, en contacto directo con su cuerpo, sonidos de baja frecuencia y sonoridad modulada combinados con música, emitidos por equipamientos electrónicos, para lograr propósitos terapéuticos (ver bibliografía).

Jorge Zain, buscando una forma más “orgánica” de intervención, donde el recurso vibroacústico provenga de instrumentos musicales además de equipamientos electrónicos, descubrió que existe una similitud entre las características del estímulo vibroacústico electrónico, y del sonido de algunos cuencos tibetanos, cuando son frotados con una baqueta de cuero o de corcho.

Hoy en día los dispositivos vibroacústicos han cambiado considerablemente. Las camillas algunos años atrás pesaban más de 50 kilos y tenían parlantes muy ruidosos de más de 12 pulgadas. Un operador con poco conocimiento técnico en programas de audio se quedaba bastante atrás con las posibilidades de aplicación, a no ser que usase audios pre-establecidos.

Estos viejos equipamientos han sido reemplazados por colchones que pesan menos de 5 kilos, son muy transportables, y no tienen desgaste de energía.

Las intervenciones que realiza el operador en VAP van a depender principalmente de su formación específica.

Así por ejemplo un instructor de Yoga va a utilizar los recursos vibroacústicos en sus clases de yoga, como una forma de ayudar a su alumno a sentir una zona del cuerpo determinada, o para favorecer la concentración durante una meditación.

Un kinesiólogo va a aplicar el método específicamente en las sesiones de kinesiología, y aprovechar todos los beneficios que la vibración sonora ha demostrado tener en la práctica clínica, como regeneración de tejidos, mejora de la circulación sanguínea, disminución del tono muscular, entre otros.

Un musicoterapeuta va a aplicar los dispositivos vibroacústicos en las sesiones de musicoterapia, favoreciendo estados de relajación profunda y activando la imaginería de sus pacientes.

Un osteópata podrá aplicar vibración sonora en tejidos, fascias, órganos, músculos, huesos, y cualquier sistema fisiológico.

Los principales referentes de la terapia VA han podido ubicar efectos benéficos en cinco áreas clínicas principales (Grocke, Wigram, 2007):

 

1.-Tratamiento del dolor:

La terapia vibroacústica ha sido utilizada con efectividad en pacientes con dolores del tipo cólico, problemas viscerales, fibromialgia, migraña y dolor de cabeza, dolor de la parte inferior de la espalda, dolor menstrual, dismenorrea, tensión premenstrual, enfermedad de Bechterew, dolores de cuello y hombros, poliartritis y reumatismo.

 

2.- Condiciones musculares:

Se han publicado numerosas investigaciones clínicas sobre el uso de la terapia vibroacústica en pacientes adultos con parálisis cerebral, alto tono muscular y espasticidad. esclerosis múltiple, síndrome de Rett, espasticidad y síndrome de sobre uso muscular.

 

3.- Perturbaciones pulmonares:

Se han visto algunos efectos sobre ciertas perturbaciones pulmonares, incluyendo: asma, fibrosis quística, enfisema pulmonar y leucodistrofia metacromática.

 

4.- Molestias físicas generales:

La terapia vibroacústica ha sido utilizada para tratar pacientes con úlceras de decúbito, circulación sanguínea reducida, convalecencia post-operatoria y stress. Se ha encontrado efectivo este tratamiento en la reducción de la presión sanguínea, la frecuencia cardíaca y en el mejoramiento de la circulación sanguínea (Skille, Wigram, 1995).

 

5.- Perturbaciones psicológicas.

La terapia vibroacústica ha sido utilizada en el tratamiento del insomnio (Wigram, 1996, 2002, 2007). Los reportes de esta investigación indicaron que los clientes se duermen más rápido, y que lo hacen por un período más largo que lo usual. También se ha tratado a pacientes con stress y depresión, conductas de autodestrucción, comportamiento desafiante y autismo.

1- Condiciones inflamatorias agudas:

Incluye las condiciones en las que la inflamación está en una fase aguda, donde el tratamiento pueda exacerbar el dolor. Se han reportado casos de artritis reumatoide (rheumatoid arthritis) que han mostrado una mala reacción a la terapia vibroacústica.

 

2- Marcapasos

Wigram refiere que es prudente contraindicar la terapia vibroacústica a los pacientes que tienen marcapasos. Es sabido que los pacientes que los tienen no deberían ser expuestos por ningún período de tiempo a campos magnéticos, ya que éstos últimos pueden influir sobre el funcionamiento de un marcapasos.

 

3- Psicosis

Muchos pacientes psicóticos pueden no comprender el tipo de estímulo que reciben, y  la experiencia vibratoria puede provocarles pensamientos paranoides o de inseguridad. La sensación relajante, confortable y placentera de vibración que otros pacientes pueden experimentar, puede ser percibida como una invasión interna en el cuerpo del paciente psicótico. Por lo pronto, es prudente administrar este tratamiento a pacientes psicóticos únicamente cuando alguien que los conoce bien está presente y puede explicarles lo que está sucediendo, además de dar un cierre al tratamiento si el paciente responde de forma muy negativa.

 

4 – Embarazo

A pesar de que no hay evidencia de que la terapia vibroacústica pueda causar algún daño al feto, o causar algún disturbio a la maduración normal del bebé, es prudente contraindicar la terapia vibroacústica como un tratamiento para mujeres embarazadas, al menos hasta obtener más evidencia acerca de los alcances del estímulo vibratorio. Como una forma de tratamiento posible, se recomienda suprimir el estímulo vibroacústico y utilizar únicamente técnicas de baño sonoro.

 

5- Condiciones físicas agudas

No necesariamente está contraindicado este abordaje, pero cuando alguien está sufriendo de alguna condición aguda, es importante chequear previamente con el médico general qué tratamientos están siendo administrados, para que la terapia vibroacústica no perturbe o afecte otra intervención existente. En el caso de un paciente que esté realizando algún tratamiento para una enfermedad física aguda, es necesario monitorear muy de cerca las respuestas a la terapia vibroacústica antes de comenzar una intervención sostenida.

 

6- Hipotonía

En algunos casos, la terapia vibroacústica ha causado reducción tanto en la presión sanguínea sistólica como en la diastólica. En pacientes que padecen de hipotonía, y ya tienen baja presión sanguínea, la terapia vibroacústica puede causar inactividad, letargo (lethargy) y carencia de respuesta (lack of response).

Ahora bien, muchas contraindicaciones relevadas por Wigram pueden ser replanteadas. Los parlantes que emiten los sonidos de baja frecuencia están incrustados en las camillas y por lo tanto quedan fijos. El estímulo vibroacústico es localizado en las zonas del cuerpo que están en contacto con los parlantes, y son siempre las mismas regiones corporales que reciben las vibraciones. Otra ventaja en la utilización de cuencos vibroacústicos, es que, al ser fácilmente manipulables, uno puede localizar el estímulo en distintas partes del cuerpo, eligiendo no estimular zonas donde hay inflamación, o en el caso de mujeres embarazadas, uno puede evitar que un exceso de vibración le llegue al feto, por ejemplo evitando el vientre como lugar de apoyo. Este abordaje puede ser muy beneficioso para una futura mamá, siempre y cuando sea a ella a quien pretendemos relajar, sin invadir la tranquilidad del feto dentro del útero.

Si el bebe está con la cabeza hacia abajo, sus oídos están muy pegaditos al fémur de la mamá. Sería imprudente frotar el cuenco vibroacústico cerca de ese hueso, ya que el mismo funciona como medio de transmisión del sonido, y puede afectar el oído del bebe, que es aún muy frágil. Pero si el cuenco es apoyado sobre las manos de la madre, no afectaría en nada al feto, ya que es mucho el recorrido que tiene que hacer el sonido hasta el vientre, y son muchos los obstáculos (p. ej. las articulaciones del codo, el hombro, las clavículas, el esternón, entre otras). Lo mismo podemos decir acerca de pacientes con marcapasos. Sería imprudente que le llegue al aparato mucha cantidad de vibración, para evitar ello basta con alejar el cuenco de la zona corporal donde se encuentra el marcapasos.

Por ello es importante tener conocimiento acerca del fenómeno de propagación del sonido

-Zain, J; «Types of imagery experiences in vibroacoustic approaches», in 1st VIBRAC Conference. Lahti, Finland, 14-15 October, 2016.

– Viera, L.; «Vibroacústica y Creatividad»; en VI Congreso Latinoamericano de Musicoterapia; Brasil, 2016

– Zain, J; Farina, M.A.; “Abordaje Vibroacústico y propagación de ondas sonoras”; en  V Congreso Latinoamericano de Musicoterapia – CLAM – Sucre, Bolivia, 2013.

– Zain, J.; “Abordaje Vibroacústico, consciencia interoceptiva y regulación emocional”; en V Congreso Latinoamericano de Musicoterapia – CLAM – Sucre, Bolivia, 2013.

-Zain, J.;«El uso de cuencos tibetanos como recurso vibroacustico en Musicoterapia Receptiva»;  Material presentado en el XVIII FÓRUM ESTADUAL DE MUSICOTERAPIA: “As Diferentes Abordagens da Música em Musicoterapia”. Rio de Janeiro, 2012.

 -Zain, J.«Abordaje Vibroacustico: el uso de cuencos tibetanos  en Musicoterapia Receptiva»;  en AMTRJ, XVIII FÓRUM ESTADUAL DE MUSICOTERAPIA,  As Diferentes Abordagens da Música em Musicoterapia. Anais 2012.

Zain, J.; “El uso de Cuencos Sonoros como Recurso Vibroacústico en Musicoterapia Receptiva”. Tesina. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, Carrera de Musicoterapia. 2008.

-Duyos, G.; «Entrevista a Jorge Zain», http://www.musicoterapiaonline.com/2012/03/entrevista-­‐s-­‐jorge-­‐zain/; Buenos Aires, 2011.

-Zain, J.: “Musicoterapia y tratamiento del dolor. Estado del Arte”. Buenos Aires, 2008.

 

PROGRAMAS DE RADIO:

Entrevista a Jorge Zain y Maria Andrea Farina en Radio UBA FM 87.9. Conductor del programa: Lisandro Cejas; Produccion: Dolores Prosen. Jueves 6 de febrero de 2014.

 

Artículos sobre Terapia Vibroacústica

 

-“Music, Vibration and Health”. Wigram, Dileo (eds.). Cherry Hill, NJ: Jeffrey Books. 1997

 

-Bergström-Isacsson, M., Julu, O. O. P. & Witt Engerström, I; “Autonomic Responses to Music and Vibroacoustic Therapy in Rett Syndrome”. Nordic Journal of Music Therapy, 16(1), 2007.

 

-Chesky, K.S; Michel, D.E.; “The music vibration table (MVTtm): developing a technology and conceptual model for pain relief”. Music Therapy Perspectives 9, 32-38. 1991.

 

– Grocke, D.; Wigram, T; “Receptive Methods in Music Therapy: Techniques and Clinical Applications for Music Therapy Clinicians, Educators and Students”. London and Philadelphia: Jessica Kingsley Publishers. 2007.

 

– Hooper, J.; “An introduction to Vibroacoustic therapy and an examination of it’s place in music therapy practice”, Vth European Music Therapy Congress. Naples, 2001.

 

– Wigram, A.L.; “The effects of Vibroacoustic Therapy on clinical and non-clinical

populations”; Thesis submitted for the degree of Doctor of Philosophy, London University, London, England, 1996.

 

– Skille, O; Wigram, T; “The effects of music, vocalisation and vibration on brain and

muscle tissue: studies in vibroacoustic therapy”. En Wigram, T; Saperston and R. West Eds; “The Art and Science of Music Therapy”, 1995